CREAN

Impacto de la oferta de recursos, aislamiento del parche hospedador y resistencia de la matriz circundante sobre la abundancia poblacional de una plaga forestal

El manejo integrado de plagas en zonas extensas (MIPZE, o AW-IPM en inglés) tiene por objetivo reducir a niveles predeterminados una población plaga a través del uso de medidas de control aplicadas de manera uniforme sobre grandes áreas geográficas definidas por criterios biológicos conocidos. El MIPZE es más eficaz cuando los criterios biológicos están asociados al movimiento, potencial de dispersión, distribución y colonización de la especie plaga.

 

Las estrategias de MIPZE abarcan a todos los hábitats de la población de la plaga a nivel de ecosistema, que se traducen en soluciones a largo plazo. Los parámetros empleados en las estrategias de MIPZE se utilizan en modelos y sistemas predictivos para entender y poder manejar las poblaciones de insectos plaga que a menudo se encuentran espacialmente estructuradas debido a la distribución de sus recursos en parches.

Las metapoblaciones usualmente están inmersas en paisajes fragmentados en donde las especies presentan una alta tasa de extinción y recolonización, que conlleva a cambios en la distribución y abundancia de los organismos. La fragmentación del hábitat influye en el número de parches disponibles, fuerza el aislamiento de las especies, reduce la disponibilidad de alimentos y de sitios de anidamiento e incrementa el efecto borde.

Los insectos en estos paisajes desarrollan, por lo menos, dos tipos de movimiento: movimientos de rutina (intra-parche) y vuelos largos que implican tres procesos: la salida desde un sitio, el movimiento entre sitios a través de la matriz y el establecimiento en un nuevo hábitat (movimientos entre parches o dispersión.

 

Tanto los movimientos dentro del parche hospedador como la dispersión de individuos en estos ambientes es clave, no sólo porque promueve el flujo de genes y colonización de parches vacíos, sino porque también afecta las dinámicas de las poblaciones locales. Para un herbívoro, la calidad del parche hospedador puede ser el factor principal que influye en el crecimiento y en la supervivencia de un insecto y en las tasas de dispersión entre parches. Por lo tanto, es un determinante de la colonización y la persistencia de un insecto en el hábitat hospedador. La inconsistencia de los resultados en estudios de parche puede ser atribuida a variables no controladas como la calidad de las plantas del parche hospedador. Esta última variable puede ser explicada mediante la “hipótesis de concentración de recurso”, que predice que los parches de hábitat con mayor cantidad de recursos tienen densidades más altas de insectos, por lo cual, la densidad poblacional también va a estar positivamente relacionada con el área. La calidad y oferta del recurso utilizado por el individuo influirá en la abundancia poblacional y en la dispersión hacia parches vecinos. Varios son los factores que actúan, individual o coordinadamente, para explicar estas correlaciones positivas. Entre ellas están la densidad y la idoneidad de los sitios de oviposición, plantas que sirvan de alimento a las larvas, la densidad de sus con-específicos y vecinos más próximos.

El objetivo de este proyecto es determinar el impacto de la oferta de recursos (pinos estresados) dentro del parche hospedador, el aislamiento del hábitat y la resistencia de la matriz circundante sobre la abundancia poblacional de Arhopalus rusticus (Coleoptera: Cerambycidae).

 

Share Button